martes, 25 de octubre de 2016

Cuando dos se encuentran




Tantas cosas tienen que pasar para que dos se encuentren, entonces no hay destiempo, solo la sincronía del tiempo y de la vida, aunque parezca que todo lo vivido haya sido un juego de escondidas, como si fuera que antes de ese momento hubieran permanecido ciegos ante el mundo.

Y un día se encuentran entre miradas perdidas, sin sospechar lo que pueda suceder, llegan todos los miedos juntos e incertidumbres que la vida enraizó en lo más profundo de sus almas... pero la tentación es más fuerte que hace tambalear las ganas y se da el primer paso, un salto al vacío hipnotizador... de pronto lo inesperado, está alguien ahí, expectante con la misma ansiedad, de pronto se encuentra reciprocidad, esa que siempre se buscó pero nunca se halló hasta ese momento, y quizá esa sea la respuesta a toda la conspiración del universo...

Presiento que la soledad hizo estragos en nuestras vidas, nos enseñó de distintas formas a sobrevivir, esperando éste momento... ese momento en que nuestros ojos brillan con tanta intensidad, con toda la insospechada complicidad que en tan poco tiempo se fue dando... para descubrir en ese fuerte abrazo tuyo que todo valió la pena, que todo ese dolor inventado o no, sana con verte sonreír...  

Me gusta observarte mientras hablas, mientras vas y vienes por ahí, comprendo que no puedo reprocharle nada al tiempo, porque cada cosa vivida, cada lagrima, cada desamor pasado fue motivo de ser quién soy, quién somos hoy... de ser hoy para vos, de no sentir miedo a entregarte mi corazón, porque sospecho que lo vas a cuidar del mismo modo que quiero cuidar del tuyo. 




25-10-2016

No hay comentarios: