viernes, 20 de marzo de 2015

Este raro tiempo I

Y a veces... como que vuelvo a ser quién era, me reconozco entre nostalgias, la debilidad de mi existir aún perdura, tal vez sean escasas las oportunidades de volver a tener esa parte tan vulnerable de mi alma al descubierto y tan expuesta, aunque ahora se mezclan con otro menjunje de delirios adquiridos en el camino, dolores extras... vuelve la esperanza en puntitas de pie, me susurra al oído y vuelvo a sonreír, pero son apenas segundos los que tarda en recordarme mi memoria maldita que no hay salida, no hay alternativa posible por ahora y dejó de soñar(te), de qué sirve vivir de ilusiones pasajeras, vivir de espejismos que llegan a contaminarse, demasiada polución traen los años y las desventajas de no haber salido a recorrer el mundo, una canallada, una idiotez, una insensatez... es el constante forcejeo de las fantasías terrenales y las objetividades soberbias e inconscientes de autopreservación, que intentan mantener el espíritu sobrio y sombrío, que sé yo... cuando menos me lo esperabas iluminaste mi mundo pero con esmero y decisión, voy sofocando cualquier intento de despegar los pies del suelo... aún así... parte de mi cree que eres el norte de mi brújula obsoleta.





20-03-2015