jueves, 20 de marzo de 2014

Otoño

Escuchando "fim do dia" y más que fin del día, era el fin de un verano largo y lento, que daba paso al otoño... mientras intentaba sonreír y convencer que no me afectaba la canción, que no me afectaba en nada... pero que creo que mis ojos traslucieron mi rostro, me volví de cristal unos segundos... tiempo en el que comprendí que no valía la pena, como lo pienso desde hace un tiempo.

Quizá sea ese interludio que convino a mis días intentando volver el tiempo atrás, aún sabiendo del fracaso, pero era necesario saborear la indiferencia, saber que ya no soy yo nunca más, que aproveche el tiempo de la mejor forma, que he cambiado y que no resta nada por decir.

Aunque anticipados eran los resultados, fue necesario transitar para poder extrapolar las historias y saber que todo lo que ya fue, no regresa, ni deseo que regrese; lo hecho, hecho está y no cabe dudas de que el pasado ya no ofrece sorpresas, sólo resta aventurarse al hoy, aprovechar el otoño para seguir renovando el alma y todo mi ser. Mirar enfrente y saber que hay nuevos caminos para continúar ideando la vida...