jueves, 27 de febrero de 2014

Febrero I

Y me quedé mirando hacia ninguna parte, que ilusa delatarse. Voy uniendo coincidencias para darme cuenta que estoy yendo en la dirección contraria a lo que tanto quería evitar. Y es que es un misterio, si no fuera de que caye en varias oportunidades, podría asegurar que me conoces mejor de lo que yo misma me puedo conocer. No sé si sea tu mayor don, ese de adaptarte a cada persona, puedo tener certeza de que convidas simpatía en cualquier corazón y cómo se supone que yo sea una excepción. Visto así no queda más por pensar que era inevitable. Lo deplorable como siempre, es haberse adelantado a todo esto; cuánto tiempo más podré contener esto. Ahora que ya no tengo demasiado entusiasmo por gritar verdades, porque todo camino transitado en el pasado fue errado, se han desdibujado mis ganas. Aunque ésta vez sea más que diferente. Me cabe la duda de si estás sabiendo todo esto, que si lo fuera que tomes la decisión, yo seguiré fingiendo porque no tiene caso.







26-2