martes, 28 de enero de 2014

Decepcionarse de mi

I
Con tan poco sabrías darte cuenta de tanto, aunque inventes locuras de manera recurrente, llego a creer que solo estás ahí para que pueda aprender de tu ser tantos otros colores de la vida o al menos estoy intentado convencerme... me he prohibido soñarte todo este tiempo, porque sabe el cielo y hasta el sol, la claridad con la que se dieron las horas en que coincidimos en éste viaje... aunque sea más que placentero... me he prohibido tantas cosas excepto amarte... sabes tanto de mi que me reconocerías en cualquier lugar del espacio, a lo lejos en cualquier parte, donde nuestras cenizas puedan toparse... quisiera sea cierto que has crecido por algún desvarío temperamental que haya provocado en algún día, alivio sentiría si supiera que he causado algún tipo de felicidad al menos en un segundo o momento en que lo hayas necesitado, pero se hace o haría algo exigente cuestionar vanalidades... quisiera no invocarte, pero hasta agregar alguna excusa sería absurdo...  

II
Empezaste a ser rutina, volver a vos cada vez que se descompaginan mis días, momentos en los que saboreo tus mentiras y el abismo que hay en mi no se percibe... hasta que diferimos, pues sabe mi alma que jamás me entregaría a ti, y sabes vos que jamás sería amor; pero más allá de eso, te vuelves adicción, saber que estás ahí, dispuesto a borrarme un rato la memoria, las tristezas y algo más... perder interés de saber si es tu costumbre, si es tu vida, solo desear por minutos que sea cierto, una dosis de fantasia para soslayar cualquier angustia y hacer de tus palabras ecos en mi mente, para reírse por lo bajo ante la sospecha ajena... un secreto dulce que no llegas a deducir y estás bien así, está bien que sea así... mantener esa distancia, quizá solo sea abstraerse del mundo y fingir ser feliz por un momento...

III
Mucha negatividad me decís... y cómo desmentirte, pero es así que funciona mi cabeza, adelantarse a los hechos para sobrellevar algunas situaciones... saber de las decepciones antes de que sucedan, adelantarse lo más que se pueda, para comprender el camino que transito, es algo inevitable en realidad, me conozco tanto que fingir acerca de lo real sería algo estúpido, sé de antemano si vas a permanecer en mi vida o si incluso crees sentir algo por mi, quizá algo sobervio y extremadamente autosuficiente, pero no sé manejarme de otro modo, ni siquiera fingir ingenuidad... salvo que lo desee y muy pocas veces lo he deseado, vuelvo a ser yo, superioridad y decepción... un caso sin solución, una batalla perdida... solo he encontrado reciprocidad en una persona, en vos que aún andas exagerando en mis días, a pesar de ello, sé que es errado sentir así, pero serías "el modelo" a buscar por ahí, tal vez seas un parámetro, no lo sé, sólo sé que eres la comodidad de la que muchas veces necesito, en realidad podría decir que eres casi todo lo que necesito, pero otra vez entro a juzgar cada detalle y sé que sería imposible... vuelvo a hacerte parte mis textos, porque estás siendo algo muy importante para mi... aunque lo niegue o intente por momentos alejarme... porque sé que no hay futuro, ni siquiera en un sueño...  



26-Enero

miércoles, 15 de enero de 2014

Fucking time :)

Dicen que el tiempo lo cura todo, de más seguro que el tiempo no te da respiro, no te espera, te hace que avances obligadamente y así vas dejando de lado todo un poco, la vida avanza con el tiempo, creces y no hay retrocesos...
Mientras, el tiempo te coacciona a dejar también de lado ciertos sueños, ciertas esperanzas e incluso hasta ciertos miedos...
Y por mucho que sea el tiempo no te prepara para las derrotas, ni te espera a que te recuperes y te da otro knockout... y como complemento no encuentras sentido, a las apuradas recoges una ilusión e intentas que sea "el motivo" y resulta que no, que una vez más, te equivocaste...
Siempre pensé que el tiempo me enseñaría a sobrevivir y ahora es que comprendo, que lo que debía entender es al mismo tiempo... aunque continúe escogiendo ilusiones erroneas... sólo vale continuar, seguir el compás, porque ni siquiera te da treguas a reproches... ni siquiera quedan fuerzas para intentar que cada segundo haya valido la pena, ni la alegría, ni nada de eso... quizá sea ese ritmo el que me ha dejado un tanto vacía el alma...

domingo, 12 de enero de 2014

Distracción

Aunque no conciba un día de mi vida sin tu presencia, intento dejar de cuestionarme, como si yo fuera responsable de los tiempos, de por qué se dieron toda éstas sucesiones de hechos... no guardan la mayor intriga, si al final de cuenta nada se puede revertir...
Y prosigues, incolumne... mientras en paralelo hay decepciones, porque me resulta inevitable no adelantarme a lo que va a suceder, pero cómo se supone que deje de ser yo, a ésta altura sería demasiado...
De los errores ajenos, se deduce la desdicha individual... tal vez, buscando el sentido a todo esto... pero percibo, que no dejo de tener un atisbo de esperanza, sino no tendría justificativo continúar escribiendo e incluso respirando...



Eu sei

Voy a arrojar flores al mar...