martes, 15 de octubre de 2013

A otra cosa

Tuviste la paciencia, para que te fuera cediendo mi alma, te di toda la entidad para darme motivos para continuar con todo esto... y en este tiempo, entre lo absurdo y lo obvio, entendí que no necesito de vos, ni de fantasmas que deámbulen por mi almohada nunca más... ya perdió el sentido compartir parte de mi con vos, me aburrí de todo eso...




2 comentarios:

LUKA DI GIOVANNI dijo...

muy bueno...es preferible tener fantasmas en la almhuada...y no pinguinos en la cama como arjona...

de última, los fantasmas te hacen pensar en lo bueno y lo malo...

jeje, si queres cesurar este comentario, estas en todo tu derecho!

Sunqu dijo...

ajajaj no pasa nada

saludos!