viernes, 30 de agosto de 2013

Trance

Que convocantes se vuelven los silencios, a veces con más insistencias que otras... es como caer en un pozo nocturno, es decepción y agonía sin perdón; tal vez solo sea un tropiezo de pensamientos negativos que no conducen a nada productivo, quizá sólo sea el deshago de la angustía de lo irrevertible, vaya a saberse... Quizá sólo sea asimilar todos los temores y errores, conversar con los demonios internos que aquejan el alma. Discursos conocidos que no han hallado aún una solución o no han sabido encausarse para liberarse... continúan sujetando con equilibrio, permitiendo un leve roce con el abismo... es la constante lucha por no descender al oscurantismo del ser... la intencidad con la que convergen estos sentimientos no son nada comparables al escaso tiempo en el que se dan... es un trance en la madrugada, que dura unas cuantas horas antes de partir a morirse un rato, es pensarse en un instante todos los segundos vividos para luego caer en lo abstracto de la mente y perder conciencia del mundo todo. Es despojarse de las migrañas, para que en el amanecer del siguiente día el alma se sienta más liviana o al menos, pueda emular una sonrisa... y continúar con la cerrazón del vano existir.




30-08-2013

 

jueves, 22 de agosto de 2013

Agosto I

Así fue que luego de nada menos que 6 años, dejamos la Banda Oriental, mucho tiempo y muchos recuerdos, memorables... tal vez, poquitos... pero parte de mi vida quedo ahí, sin deseo alguno de retorno, quizás porque en cada viaje traía buen equipaje, tal vez porque en cada viaje de regreso a mis pagos, te traía conmigo, ganandome el alma... regrese a la ruta con una visión distinta de lo que pueda venir, empiezo a desear muchas cosas que tal vez nunca sucedan, pero al menos me diste esa posibilidad de soñar despierta, de sonreír por la calle, no voy a huir de vos, no voy a huir de mi... sé el final de todo esto, pero respiro profundo y dejo que me invada la felicidad, acepto que todo esto se haya dado de esta manera, si tu presencia redunda en el sentimiendo de sentir la vida, pagaré el precio sin remordimientos.




22-08-2013

martes, 13 de agosto de 2013

Lo sabemos

Y el te quiero que delatan el brillo de los ojos, lo comprendí con tu existencia. Sacas lo peor y lo mejor a cada instante, pero ya es inevitable este sentir, no lo quiero ni frenar... somos cómplices de un mismo delito, aunque no digamos nada, ya no puedo más negar que me inundas el alma y el corazón... me diste una razón más para seguir viviendo, aunque suene dramático como me decís a veces, pero es mi verdad... Sabe Dios que llevo mucho tiempo evitando todo esto y aún hoy lo estoy sujetando dentro de mi, para no decirte nada... pero sé que nuestras acciones dicen más de lo que no nos decimos jamás... 
Siento que insinuaste saber cómo termina todo esto, y yo también lo sé, lo supe desde un principio, duele mucho cuando pienso en el final de todo esto, es adelantarme y prepararme para cuando llegue, aunque si pudiera pedir, pediría un desenlace y una despedida tranquila, pero que difícil suena eso... 
Tampoco sé qué fue que determino que todo esto se diera así, aún no se la finalidad de este encuentro, sólo sé que la mayor parte del tiempo redunda en mi felicidad y tal vez, para vos es igual, podría decifrarce de lo cotidiano que se a vuelto este estar en contacto... tengo presente que al principio nos tomabamos los fines de semana, hasta hoy que... no concibo un día sin vos, tengo que decir que me asusta a la vez que disfruto mucho de todo esto...
Creo que fue un craso error presentarte a mi hermana, porque hay horas en las que quiero apartarte de mi, y ella te trae de nuevo a mi, hay a veces en que hasta pone en mi cabeza ideas locas, ideas que intento reprimir junto a toda fantasía que te incluya... eso es lo que por momentos me aniquila, porque sé claramente desde el día en que te conocí, que nada, absolutamente nada es posible con vos... 
Ojala, ojala que cuando llegue el momento en que todo concluya, sea de la mejor manera posible, porque sabemos que la peor parte me la voy a llevar yo... lo sabemos... ***