lunes, 18 de febrero de 2013

Sentir mixturado



Mañana de viernes, para re-descubrirse y volverse a inventar. Saber que dejé en pausa toda mi mente sub-lineal, volvería a escribir sabiendo que siempre existirá ese dejo de tristeza terrenalmente heredado de vaya a saber... si es que existirá un origen cierto. 
Más pasó tanto tiempo, estoy meditando sobre todo, entender cómo fue que creí que me habían robado la inspiración y resulta que me había auto-censurado, cómo si fuera que así todo lo que pesa se hace más liviano, error fatal, pero reparable. 
Tendré siempre esa dicha de reír sin un motivo, porque la sonrisa me es fácil, algo tal vez, exageradamente risueña, son poquitos seres los que han develado que detrás de esa sonrisa se esconde un frío aterrador...
Pero noticias tan gratificantes me devuelven la ilusión de que mi exterior genera muchas más cosas buenas que las que mi interior mezquino podría disfrutar e incluso perecer en ese intento... 
Amo sin medida a aquellas que personas que se entregan a mi sin pedir nada a cambio, creo ciegamente que no podrían causarme decepción. Más allá de cualquier eventualidad humana. 
En esa contraposición de tristeza desmesurada que colisiona con una alegría perfectible, descubro que tengo la reciprocidad que tanto anhelo, de otra manera, de sueños que se me entregan tan bondadosos, de personitas que yo sé no les gustaría sentir el frío que recorre los vestigios de mi alma. Son tan insignificantes mis demonios en esos momentos, que mueren por inanición... Pero si no existieran tal vez, no sentiría el placer que siento que nuevas vidas me llenen el espíritu, para dejar de lado toda la mezquindad a la que me condeno diariamente...




15 Feb 2013

No hay comentarios: