viernes, 27 de julio de 2012

Muros

En este tiempo, mientras hablábamos, íbamos ladrillo por ladrillo construyendo un muro, hasta que no nos oímos más, hasta que no se sintió el mínimo susurro... un escaso tiempo basto, para que se olvide el uno del otro, y otro se acordó de mi... de vez en cuando un golpecito tenue atraviesa el murmullo diario de este mundo, pero nada más, apenas un zumbido de que continuamos con vida, pero sin intenciones de derribar ese muro.
A veces pienso que hago eso para evitar el dolor del alejamiento, el asunto es que duele igual, no existe medida cierta en realidad, pero anticipo eso y hago el duelo antes pareciera... antes y después.
A menudo quedan en mi mente haciendo eco, palabras, frases que van formando los cimientos, para nuevos muros, creo que es la manera de permanecer con los pies en la tierra, una manera de diluir las fantasías absurdas.
Cuando creo que he huido de todo y amurallado todos mis sentidos, aparece alguien que puede traerme de los abismos más profundos y elevarme sin ataduras al universo, causando el mismo efecto a la inversa cuando se ausenta... quizá el escaso margen que me brinda para descifrar es el determinante de que existan o surjan con muy poca frecuencia seres que puedan coaccionarme a existir.

lunes, 23 de julio de 2012

Julio I

A veces abrazo la realidad y comprendo que en verdad no existe posibilidad cierta. Estoy intentando desbloquear las palabras de mi mente, porque sé que siempre caigo en el mismo vicio absurdo...
A veces creo que simplemente las palabras me abandonan porque sí. Otras tantas veces intento encontrar justificativo a tanta mierda interna. Pero siempre resuelvo por creer que lo supere todo, para volver a las andanzas...
Al ruedo vuelvo, y las palabras ya no son tan lindas como antes... hubo un antes, me pregunto...
Creo desde el principio malgaste el tiempo esperando vaya a saber qué... y lo único que he conseguido es tener un armazón tan fuerte y resistente al exterior que se deshace entre las sombras de la noche, cuando ya no quedan ojos que miren, ni oídos que escuchen los sollozos de mi corazón, que se resiste sin razón a permanecer altivo de vaya a saber qué... llevo tiempo pensando y buscando la respuesta exacta, no creo nunca encuentre la verdadera causa...