jueves, 16 de junio de 2011

De mentiras la vida va y viene...


Este mundo se ha reducido nada con toda tu ausencia, este mundo es ínfimo a jurar por haber derrocado cada barrera, los kilómetros no existen... las diferencias son claras, pero de todas formas la verdad siempre sale a la luz...

Esta noche no sé a quién contarle las cosas que he descubierto, sin querer y queriendo, más queriendo seguramente... y aún así, si reuniera a todas las personas con las que podido decir mi verdad a medias, no tendrían mi verdad completa jamás... todas esas cosas que se me pasan por la cabeza que jamás verán la luz... me resulta tan injusto que hayas querido tanto de mi, sin darme nada a cambio... solo dolor innecesario...

Pero tu verdad me ha llegado, esa que seguramente crees me has ocultado, y caigo en cuenta que no estuvo de más llamarte mentiroso, aunque tal vez esa no sea la palabra correcta. No me dejaste entrar a tu mundo ni un segundo, ahora creo que la reciprocidad era una falsa ilusión... caí presa de tus encantos, de toda tu persona, aún sin haber conocido todo tu ser...

Hasta hace unos días dudaba... me tentaba la idea de volver a hablarte, todo quedaba en nada cuando me auto cuestionaba, pero después de esto sé que no te conozco, que nunca tuviste la intención y entonces, toda mi fortaleza sirvió de algo... no caer en falsos espejismos, mi ser interno se derrumba y poca gente o nadie lo descubre... si un día llegas aquí, será porque yo lo decida así...

Ayer sentía mi alma desvanecer por extrañarte tanto... ahora sinceramente no sé que siento, hasta suspirar me duele, toda mi alma está destruida...
Todos dicen que el tiempo lo cura todo, no sé, tan solo que tenga amnesia pronto, pero difícilmente pueda olvidarte, si al menos pasara un día de no pensarte y como cuentagotas, tengo rastros de ti, pero este último pedacito de la historia, me hace huir en dirección contraria... no sabría nunca mi ser amarte, no sabría nunca todas esta tristeza encausar en algo bueno...
Y fue mezcla de tristeza, de odio, de dolor de todo lo que puedas imaginar... de suerte que reprimir en su momento, ahora no puedo ni llorar, me cuesta escribir... no tengo idea de cómo resolver todo esto... no sé si todo esto tenga solución...

Quizá olvidarte sea el primer paso... y en el tiempo queda marcado todo aquello de bueno que tuvo encontrarte dos segundos en mi vida... por eso jamás podré odiarte, por eso tampoco...

No hay comentarios: