martes, 28 de junio de 2011

Balada para un loco (1969)

Música: Astor Piazzolla
Letra: Horacio Ferrer


Recitado

Las tardecitas de Buenos Aires tienen ese que se yo, viste?
Salis de tu casa por Arenales.
Lo de siempre: en la calle y en vos...
Cuando de repente, detrás de un árbol,
me aparezco yo.

Mezcla rara de penultimo linyera
y de primer polizonte en el viaje a Venus:
medio melón en la cabeza,
las rayas de la camisa pintadas en la piel,
dos medias suelas clavadas en los pies
y una banderita de taxi libre levantada en cada mano.

Te reís!... Pero solo vos me ves:
Porque los maniquies me guiñan,
los semaforos me dan tres luces celestes
y las naranjas del frutero de la esquina
me tiran azahares.
Vení!, que así, medio bailando y medio volando,
me saco el melón para saludarte,
te regalo una banderita y te digo...

Cantado

Ya se que estoy piantao, piantao, piantao...
No ves que va la luna rodando por Callao;
que un corso de astronautas y niños, con un vals,
me baila alrededor... Baila! Vení! Vola!

Yo se que estoy piantao, piantao, piantao...
Yo miro a Buenos Aires del nido de un gorrion;
y a vos te vi tan triste... Vení! Vola! Senti!...
el loco berretin que tengo para vos:

Loco! Loco! Loco!
Cuando anochezca en tu porteña soledad,
por la ribera de tu sabana vendre
con un poema y un trombon
a desvelarte el corazón.

Loco! Loco! Loco!
Como un acrobata demente saltare,
sobre el abismo de tu escote hasta sentir
que enloquecí tu corazón de libertad...
Ya vas a ver!

Recitado

Salgamos a volar, querida mia;
subite a mi ilusión super-sport,
y vamos a correr por las cornisas
con una golondrina en el motor!
De Vieytes nos aplauden: “Viva! Viva!”,
los locos que inventaron el Amor;
y un ángel y un soldado y una niña
nos dan un valsecito bailador.

Nos sale a saludar la gente linda...
Y loco —pero tuyo—, que se yo!;
provoco campanarios con la risa,
y al fin, te miro, y canto a media voz:

Cantado

Quereme así, piantao, piantao, piantao...
Trepate a esa ternura de locos que hay en mi,
ponete esa peluca de alondras, y vola!
Vola conmigo ya! Vení, vola, vení!

Quereme así, piantao, piantao, piantao...
Abrite los amores que vamos a intentar
la mágica locura total de revivir...
Vení, vola, vení! Trai-lai-lai-larara!

Gritado

Viva! Viva! Viva!
Loca ella y loco yo...
Locos! Locos! Locos!
Loca ella y loco yo!


Este tango, uno de los que más me gusta, lo escuche por Susana Rinaldi, en una entrevista que brindo en Canal á, hace bastante tiempo, no he podido dar con esa versión aún...
Puede ser escuchado por: Milva & Piazzolla
Y en una interpretación bastante atípica como interesante en la voz de Dulce Ponte.

lunes, 20 de junio de 2011

Las llaves del Cielo y el Infierno

Un amigo me dio las llaves del cielo y el infierno, sin dudar atravesé, me llene de audacia y osadía... nunca pensé que jugaría con fuego, y al jugar me quemaría, difícil imaginar que un nuevo mundo, colmaría mi alma de incertidumbres y desvelos... admito que fue un paraíso terrenal en su momento, tuvo más de un buen momento, acreditar que la vida tenía otro sentido, un sueño que sin querer soñé... aunque mi alma oponía resistencia a las luces que como fuegos arficiales iluminaron mi cielo un instante que pareció una eternidad... en ese reino, convivía ambiguo el cielo y el infierno, iluso mi ser se quiso entregar y la razón le puso un freno a todo despegue de ilusión... aún no sé si quede presa o víctima de ese nuevo mundo, aún no sé, si me han expulsado o simplemente me perdí en el camino de salida, porque un regreso nunca hubo... creo más bien, vos descubriste la salida de emergencia...

Todo esto es un paréntesis de incomprensión, tal vez al finalizar el viaje comprenda o llegue a asimilar la vivencia...

Una experiencia piloto, decidí que es hora de dejarte recorrer los laberintos de mi alma, no creo lograr con ello algo productivo, pero la verdad te hace libre, no tuve miedo de darte las llaves de mi mundo, mientras que del tuyo mi ser se mantuvo exento; solo requería paciencia... de más decir, no atinaste... en estos instantes siento una mezcla de perversidad en mis sentidos, un tono irónico en mi pensar...

jueves, 16 de junio de 2011

De mentiras la vida va y viene...


Este mundo se ha reducido nada con toda tu ausencia, este mundo es ínfimo a jurar por haber derrocado cada barrera, los kilómetros no existen... las diferencias son claras, pero de todas formas la verdad siempre sale a la luz...

Esta noche no sé a quién contarle las cosas que he descubierto, sin querer y queriendo, más queriendo seguramente... y aún así, si reuniera a todas las personas con las que podido decir mi verdad a medias, no tendrían mi verdad completa jamás... todas esas cosas que se me pasan por la cabeza que jamás verán la luz... me resulta tan injusto que hayas querido tanto de mi, sin darme nada a cambio... solo dolor innecesario...

Pero tu verdad me ha llegado, esa que seguramente crees me has ocultado, y caigo en cuenta que no estuvo de más llamarte mentiroso, aunque tal vez esa no sea la palabra correcta. No me dejaste entrar a tu mundo ni un segundo, ahora creo que la reciprocidad era una falsa ilusión... caí presa de tus encantos, de toda tu persona, aún sin haber conocido todo tu ser...

Hasta hace unos días dudaba... me tentaba la idea de volver a hablarte, todo quedaba en nada cuando me auto cuestionaba, pero después de esto sé que no te conozco, que nunca tuviste la intención y entonces, toda mi fortaleza sirvió de algo... no caer en falsos espejismos, mi ser interno se derrumba y poca gente o nadie lo descubre... si un día llegas aquí, será porque yo lo decida así...

Ayer sentía mi alma desvanecer por extrañarte tanto... ahora sinceramente no sé que siento, hasta suspirar me duele, toda mi alma está destruida...
Todos dicen que el tiempo lo cura todo, no sé, tan solo que tenga amnesia pronto, pero difícilmente pueda olvidarte, si al menos pasara un día de no pensarte y como cuentagotas, tengo rastros de ti, pero este último pedacito de la historia, me hace huir en dirección contraria... no sabría nunca mi ser amarte, no sabría nunca todas esta tristeza encausar en algo bueno...
Y fue mezcla de tristeza, de odio, de dolor de todo lo que puedas imaginar... de suerte que reprimir en su momento, ahora no puedo ni llorar, me cuesta escribir... no tengo idea de cómo resolver todo esto... no sé si todo esto tenga solución...

Quizá olvidarte sea el primer paso... y en el tiempo queda marcado todo aquello de bueno que tuvo encontrarte dos segundos en mi vida... por eso jamás podré odiarte, por eso tampoco...