jueves, 23 de diciembre de 2010

Seguimos tachando días...

Creo haber visto una suave luz, que poco a poco se introducía entre las tinieblas, un poco de claridad tal vez... eso es innegable, algo hubo, algo quedó marcado, un indicio de que podría ser algo bueno...
Pero ahora siento un dolor interminable por dentro, una terrible angustia, creí que no sería más de lo mismo y aquí estoy intentando comprender... qué sucedió... qué está sucediendo...
Consecuencia de no haber tomado tu mano, es propio en mi la terquedad, solo empecé a caminar a tu lado... y el silencio se hizo amigo, estas horas de ausencia me atormentan el alma, no sé cómo seguir de ahora en más... surge entremezclado el odio de lo que soy, de lo que fuí y de lo que nunca seré... sumando a un sentimiento atroz como es extrañarte...
Es algo tan incierto, mis pensamientos se múltiplican en cada tipeo, son conjeturas que no tienen fin, que no van a dar con un resultado exacto... a veces creo que en algún momento se develará como una gran broma... lo último que me ha sugerido un misero demonio interno es dejarte ir o definitivamente huir...
Es un sube y baja, el problema es que descender sin vos es un caos, no tenerte a cada hora para reclamar una respuesta me desalienta, opto inevitablemente por lo negativo de todo esto... sumar los contra para dejar de intentar... es lo más simple, obviando el dolor del cual ya probamos...
Quiero que pasen estos días, que son excesivamente lentos... aunque por mucho que avancemos, más se complica todo... será hasta que uno de los dos diga basta... o alto el juego, qué más da...

2 comentarios:

LUKA DI GIOVANNI dijo...

la lentitud de los dias es directamente proporcional al cantidad de pensamientos multiplicados en cada tipeo...

ahora que te pienso dijo...

aaah... y si todo se resolviera con alguna operación matemática... capaz me complico más xD...