miércoles, 29 de diciembre de 2010

29.12.2010 - am


Un despropósito que me enajena el alma,
va rondando mi esquina anversa tantos pensamientos inexactos,
tanta falencia de razón...
Es una argucia maleva, entregarse a dormir,
un dejar de existir pronto,
un encontrarte hasta en los sueños próximos,
Es sentir el corazón desabastecido en estos días,
y tal vez, corroborar esa locura de una mente estrellada...
Quizás diabolizando la idea ingenua que atraviesa la vida,
para pervertir y condenar lo más ansiado,
para dejar ir esa insensatez,
para ahogar ese destello intenso de tu existencia,
pero para alejarlo de mi...
Y sin embargo, continúo pensándote,
me has robado incluso los vestigio de lucidez
que mi mente haya podido retener alguna vez,
es así que día a día habitas en mi, inmóvil
es tal vez la lucha interminable de querer acabar con lo inconcluso...
es querer hallar una pretendida verdad,
es tal vez desear escribir lo cierto,
mientras el silencio vehemente desvela mi caminar lento por cornisas,
hay excesivos engaños que me impulsan hacia ti,
van persuadiendo todo mi ser,
engaños ajenos que quieren ser propios,
pero mi "yo" está en ti cada vez más...
Y ese escaso afán por lo arriesgado
que me mantiene tiesa aún...
aunque haya sido cada pensamiento escrito
y cantado, no hay completa equivalencia
con todas las palabras que tengo para tí...
Y tal vez pronto sea hasta necesario
empezar por quebrantar las realidades opuestas
y sea ineludible dejar de limitarse tanto...

No hay comentarios: