miércoles, 24 de noviembre de 2010

Sin saber aún...


Continúa perpetua la ausencia en mi,

no sé cuánto más mi alma pueda resistir...

mientras las horas pasan lentas

pienso en ti, en que lejos estamos de la realidad,

cuánto me cuesta dejarte entrar a mi mundo,

dejarme pertenecer...

Llueve afuera y mi alma llora, todo mi ser

siente estar destruido, he perdido la noción,

quiero dejar por un momento de luchar contra todo esto,

más te pienso, más te anhelo, más me aborrezco...

lo que menos quisiera, es hacerte daño,

quisiera saber cómo o qué debo hacer

y más siento que me aparto de vos,

más parezco huir en dirección contraria...

Mientras por dentro mis pensamientos hacen eco,

quisiera probar la medicina que hagan calmar mi ser,

me asusta tanto, presiento que vas a traicionarme,

presiento que podrías amarme toda la vida

mientras perdure el misterio,

le temo a que no puedas sostener tu promesa,

presiento que tus fantasmas se van a convertir en demonios,

presiento que te has ilusionado demasiado,

que mientras el tiempo transcurre... vuelas más alto

sin divisar pista de aterrizaje...

No dudo de todo mi cariño hacia vos, ni un segundo,

vos me has devuelto la vida,

la esencia de los sueños, has devuelto el latir a mi corazón,

podría una madrugada ser en demasía tan escasa

para decirte todas las cosas que has hecho renacer en mi,

tanta cosas que había olvidado, tantas y tantas...

Recuperar de los abismos todo lo que una vez fui,

todo aquello a lo que un tiempo decidí que era mejor dejar de lado,

me convencí innecesariamente por alguien... oscurecí mi ser,

herí mi corazón a costa de nada, a cambio de un dolor injusto...

y luego, tú... llegaste a despertarme de la pesadilla que era mi mundo,

no ha pasado una noche sin agradecer que existes, en algún lugar lejano,

errado o no, el camino nos hizo coincidir...

Y has sido algo tan bueno, que dudo si te merezco,

mientras empiezo a sentir ese aire a libertad...

mis presentimientos y mi razón, me sujetan de tal forma,

que creo estar viviendo otro sueño, del que temo despertar,

y dejar de soñarte...

es de tu amor del que dudo, es de ello que no logro convencerme,

quizá porque nunca pensé vivir algo así,

quizá porque me has dado tantos motivos para recuperarme, que...

Respiro hondo y resuelvo, creo tener la solución,

pero todo se torna inexacto...

cierro mis ojos y no encuentro la forma de resolver todo esto,

pienso inevitablemente, el antes y el después de ti...

cae el peso por el hoy,

no podrías nunca dimensionar hasta que te de la llave a mi mundo,

mientras continúo intentando entre palabra y palabra, discernir lo más acertado,

más presiento que me has hechizado, más quiero estar entre tus brazos,

más surgen las contradicciones, huir o permanecer...

tal vez sea mejor terminar con todo, porque esto no tiene solución,

ni salida fácil... qué hacer!

lo único que no se discute es que te quiero... en mi.


[23/11 am]

No hay comentarios: