lunes, 25 de octubre de 2010

coincidir a veces es un misterio

Aún no me explico cómo fue que sucedió, la coincidencia habrá sido cosa de mandinga, vaya a saber...

Mientras en tus ojos puedo ver un dulce hechizo que da paz a mi ser y aún así vos no has podido traspasar mis fronteras. Es mi persona tan incrédula que continúa resistiéndose absurdamente pues ya me has enredado con tus palabras, y a veces creo que mi naturaleza es rebelde de por sí, porque aunque no quiera develar que me consume el alma saber que existes en algún lugar del mundo, equivocado o no, existís y causa desvelo esa tenue posibilidad que deja filtrar luz a mis ideas, encaminadas a dar con quién sabe qué, mientras aquí los días pasan sin efecto secundario alguno, cambian y rotan puertas adentro, con escaso sentido de gravedad mayor parte de lo que una vez fui... indefectiblemente un tiempo después llegarán las conclusiones... el cielo continúa nublado, pero por vos no hay pena, solo incertidumbres y sonrisas que quizá algún día pueda compartir contigo, me pregunto qué habrá de cierto, será capaz mi corazón de soportar el destello del universo sobrevenir a mis andamios y dejarme absorber por la locura que en mi caso no es poca, pero hay miedos... no quiero huir, quiero deponer todas mis armas... deberías darte cuenta que me tienes en un laberinto sin salidas, no importa el camino que elija doy contigo, con tu esencia y me gusta... al principio fue aterrador, pero no hay razón para negar la posibilidad...

Quiere este gran interrogante dejar de ahogarme con un fuerte nudo en la garganta, quiere mi alma liberarse de una vez, sin pretexto alguno... porque quizá no haya más tiempo, porque quizá ya está decidido...


take me

No hay comentarios: