miércoles, 13 de octubre de 2010

claridad

Esta tratando mi alma de comprender este estado de escasa ansiedad, de cierta paz interior que nunca antes sintió... mientras los días divagan algo confusos, pero es algo tan distinto... murmurar en silencio las palabras que me roban una sonrisa, creo estar jugando a ser lo que nunca fui, que tal vez hoy quiero ser...

Reconciliarme con las palabras y darle rienda suelta a todos aquellos pensamientos que no se animan a formar una idea concreta... una y otra vez la misma canción, estoy queriendo sentir ALGO...

Miro al ayer y veo como me alejo de aquello que idealice absurdamente, comprendo y veo los errores, los engaños, las falacias... incluso el desengaño mismo. Encuentro tan ajeno aquel sentir, porque ahora revisando imágenes, mis espacios anónimos y siento la tristeza que pude haber sentido en aquellas horas, son míos propios, pero no son para nadie... se ha esfumado esa sensación de eterna agonía, fue tal vez un proceso que principio aún antes de haber dicho adiós... y sé que era anticipado el final...

Una introspección daría cuenta de nunca has existido, aunque hay en mis archivos una carpeta que guarda retazos para comprobar que no has sido producto de mi imaginación y aún así, no la he vuelto a abrir, no tengo necesidad, si ahora te siento nadie, mañana te sentiré un completo extraño... lo más sorpresivo es que no hay dolor, tal vez lo hubo... tal vez creí que cuando todo termino era el dolor de tu partida, pero no, creo que era mi orgullo herido... ello sumado a las impotencias del caso...

Hoy puede una canción hacerme sentir que estoy viva, porque puedo sentir dolor, pero nada más... mientras creo haber iniciado una nueva partida, mi camino nuevo, con menos ataduras que antes... quizás por eso las horas lúgubres son pocas...

Empieza a amanecer, poco a poco entra luz en mi vida...

No hay comentarios: