viernes, 24 de septiembre de 2010

un presentimiento I

Reconozco que mi corazón es prácticamente de piedra... no me derrite cualquier cosa... entiéndase: sexo opuesto...

No me es nada fácil entregarme y no me es fácil recibir la entrega de alguien... si cuento en este cuarto de siglo, mi corazón solo tuvo dos rasguños... si, sólo dos, aunque quizás solo el primero haya sido más fidedigno... pero no es que no sienta, porque dolió mucho, quizá aún duele... quizá me daño tanto el alma que cada vez me cuesta más... creer.

Entre nueve y cinco meses mi corazón raquítico se ha ido asociando a la idea de una ausencia eterna, cero dolor, cero preocupación y su anverso, cero felicidad... me he dedicado a creer que no hay en este mundo un par para mi, que quizá es necesario ahorrarle el mal rato a alguien más... quiso creer mi esencia que mi respirar tiene otro propósito en esta tierra, y que si de amor se trata... la sangre es la que sustituye el vacío...

Puro razonamiento lógico y llegó la práctica... mis cimientos están o estaban firmes... qué paso?

já! No sé si el azar se ha dedicado a jugar conmigo o qué paso, no sé, solo sé que termine sorteando obstáculos que en ningún capítulo de manual teórico práctico figura que haya solución a las cosas que suceden porque sí...

Un pequeño movimiento de vaivén del eje de giro de la tierra o fue un sueño que tuve...

No sé, ya lo presentía, eran los síntomas, no comunes... pero indicios al fin, de que algo catastrófico se aproximaba, y no es exageración, pocas veces se ha dado un giro tan brusco mi universo... sé que con el tiempo solo será una estrella fugaz...


presentimiento001


No hay comentarios: